#LOVEWARRIOR: ANA GÁRATE ESCASSI

Hoy hablamos con…

ANA GÁRATE ESCASSI

#1

De Londres

Edad: 28

Profesión: Brand Manager freelance en moda

En Otaduy sabemos que no hay dos historias iguales ni matices del amor cuantificables. No existen reglas ni pautas para la fuerza que mueve el mundo por mucho que, a lo largo de nuestra vida, nos hayan intentado convencer que existen patrones “normales”.

Nuestro reto des de que nacimos en 2011 siempre ha sido intentar adaptarnos a todas y cada una de las historias que iban llegando a nuestro atelier. Historias fascinantes de amores puros y verdaderos. Siempre hemos intentado adaptarnos una vez tras otra a las novias que llegaban deseando encontrar el vestido perfecto que reflejara realmente su personalidad y no a esos patrones impuestos. Novias que querían gustarse a ellas mismas y no a los demás. Novias con personalidad, carácter y ganas de demostrar al mundo su amor, normal, anormal, perfecto o imperfecto. Su particular e personalizada expresión del amor. Y punto.

Hoy nos cuenta su historia de amor Ana Gárate y nos demuestra que el primer amor de infancia es, a veces, el definitivo. El primer cosquilleo en la barriga, el primer beso, el primer paseo cogidos de la mano. En definitiva, el primer amor, inocente y aniñado…y el único, puro a más no poder. Porque, a veces, las personas están conectadas por un hilo invisible que no pueden obviar. Destinadas a estar juntas, a pesar de sus diferencias. Hechas para compartir momentos, tés calientes, películas en el sofá y muchos paseos a la nada.

Cuéntanos tu historia de amor:

Chico de 12 años conoce a chica de 11 años. Están en el mismo grupo de amigos y un día, con 15 y 16 años, se hacen íntimos amigos. De esos que se pasan las horas hablando, comparten llamadas interminables, secretos, sueños y sobretodo humor. Lo comparten todo hasta tal punto que, de manera natural, el 4 de diciembre de 2005 deciden empezar a salir.

Tuvimos muchas idas y venidas hasta que quedamos en ir al cine ese domingo de diciembre y ambos, súper serios (es muy gracioso lo serios que nos pusimos al hablar…) decidimos dejarnos de tonterías e intentarlo. Casi 12 años después nos hemos casado. Nos conocimos antes de saber lo que era una discoteca, fuimos inseparables antes de compartir un primer beso y empezamos a salir antes de poder salir del colegio sin una autorización de nuestros padres… Todo pasó tan rápido, pero a la vez tan lento… Del colegio a la universidad y de la universidad directos a Londres.

Nunca nos planteamos a dónde llegaríamos, no planeamos nada y seguimos sin hacerlo. Compartíamos la manera de ver la vida y la manera de vivirla, pero poco más. Somos dos personas antagónicas… Dimitri se dedica a las finanzas y yo soy pura creatividad, El racional y la pasional. Con el paso de los años hemos creado un camino en común, aficiones conjuntas, rutinas que adoramos, muchos sueños y un hogar donde tenemos a nuestro carlino, Bobo, donde jugamos al Scrabble y tomamos té viendo cualquier serie o peli. Nos encantan los roadtrips a la nada, cantar canciones a pleno pulmón, leer en el parque, pasear bajo la lluvia (Bobo no lo soporta), salir de Londres para luego volver y, sobretodo, soñar despiertos mirando las estrellas…

Sin título-5

Nunca comentamos lo de casarnos, hasta que Dimitri me lo propuso por nuestros 10 años. Bajo un manto de estrellas en Cornwall, soñando despiertos como tanto nos gustaba, me lo pidió. Entendemos el matrimonio como un paso más en el camino. Casarnos era una excusa para decirnos cuánto nos queremos delante de las personas a las que echamos de menos por la distancia.

El 24 de junio nos casaron nuestros hermanos, leyeron algunos amigos, hicimos votos personales e hicimos a todos partícipes del “Poh claro” (sí, quiero). Ver a las 80 personas que más quieres, felices y llorando de emoción porque después de 12 años te casas, no tiene precio. Fue una boda súper especial. La frase estrella de la noche fue “me he sentido parte de ello, casaos cada año!”, y eso es lo que queríamos. Queríamos regalar a cada uno de ellos un momento de GRACIAS por tanto, durante tanto tanto tanto tiempo. Sin duda, fue el día más e ue es ella misma con su vestido más especial.

Sin título-4

Con que valores de Otaduy te identificas:

Modernidad, ese toque especial, ese punto creativo que desprenden todos los modelos. La estética de los 60 y 70. Y, sobre todo, el hecho de que cada prenda tenga el nombre de un gran artista, de que una de las colecciones tenga nombres de grandes mujeres que inspiran por todo lo que hicieron y consiguieron en sus vidas. La fuerza de los vestidos y el rollo tan sumamente cool que desprende cada uno de ellos. Una vez entras en uno de los atelier, quieres formar parte de esta familia para siempre.

Y la historia continuará, con suerte,  con más carlinos en casa, más viajes a la nada, más coros africanos y mucho mucho mucho amor.

Y antes de terminar…Por qué Otaduy?

Conozco la marca desde antes que Dimitri me pidiese matrimonio. Tuve muy claro en mi selección de diseñadores que Otaduy era la primera que quería ver. Tiene ese “no sé qué” de modernidad y fuera de lo normal que quería en mi vestido. Quería algo que me inspirase y Otaduy es un universo que inspira lo mires por donde lo mires. Otaduy es la marca ideal para cualquier chica de hoy en día que quiere huir de lo tradicional y quiera disfrutar de su gran día.

Photo credits: @saraloblaphotographer

Wedding planner: @siterequetequiero

LOVE

Posts relacionados