¿Qué sentiste al decir “Sí quiero”? – San Valentín

En Otaduy consideramos que San Valentín debería ser todos los días del año, no debe faltarnos nunca una excusa para celebrar el amor por los que nos rodean y por uno mismo. Porque lo que nos hace felices debe darse en grandes dosis. Y hablando de felicidad hemos querido recoger uno de los momentos más felices que se produce durante el día de una boda.

El instante de dar el “Sí quiero”, dos palabras aparentemente sin importancia pero que en este contexto dan lugar a uno de los momentos más felices de nuestras novias.

Por ello hemos querido reunir a tres Otaduy Lovewarriors y preguntarles qué sintieron durante ese instante. Sara, Carlota y Yai a cada cual más única y con una historia de amor preciosa que nos han querido contar en un día tan especial como hoy:

1. Sara: una historia de amor 2.0

san-valentin-otaduy

Para contextualizar nuestra historia, podemos catalogarla de amor 2.0, de la era de los chats de ligoteo. Nos conocimos hace 7 años, fuimos charlando hasta que decidimos vernos en un bar de estilo bohemio en nuestra ciudad, Girona, llamado “La terra”. Doy estos detalles, ya que en la inscripción de las alianzas llevamos grabado nuestros nombres y “La Terra”, lugar de nuestra primera cita.

Enseguida nos caímos bien, y después de algunos meses, decidimos probar a formalizar la relación. Y así hemos ido acumulando experiencias, historias, convivencia, viajes, momentos buenos y malos, aprendizajes,…llegando a encontrar el equilibrio, formando un equipo de 2, pero sin perder nuestra individualidad y esencia.

Después de una pedida de mano inesperada, en una escapada al País Vasco, empezamos a organizar la boda. Siempre se quiere hacer algo sencillo, pero se te escapa de las manos al ver el abanico de posibilidades que tienes para que ese día resulte espectacular y lo recuerdes siempre con una sonrisa en los labios.

Y llegó el momento impactante, el cara a cara con el novio esperando, todos los invitados, distribuidos lado a lado, y yo, pasando por un caminito, nerviosa pero segura a cada paso, ya que me sentía estupenda y con mucha fuerza gracias al vestido que escogí, el top Roosevelt y la falda Euphoria. Una elección perfecta, ya que cada vez que vemos el vídeo y las fotos, me gusta más y más.

Además, llevaba unos accesorios “prestados” de dos familiares que ya no están, los pendientes de mi tía y un pañuelo anudado al ramo, bordado por mi abuela, que fue llevado por mis dos tías y mi madre el día de su boda, y ahora me tocaba a mí.

¿Qué podía salir mal? Así que nada, preparada para responder ¡SÍ, QUIERO!

san-valentin-otaduy

” Después de los discursos de los testigos, el ceremoniante nos hizo la pregunta, miré a los ojos de Marc, diciéndole muy tranquila y feliz, sí quiero. Por un instante sólo le veía a él, sonriente, no había nadie, sentí que consolidábamos todavía más nuestro cariño, confianza, respeto, y dábamos paso a una nueva etapa en nuestras vidas, etapa de cambios y responsabilidades, como siempre, los dos a una, manteniendo unos objetivos y prioridades comunes. También, una sensación de plenitud y calma, ya que él me transmite todo eso, mi balanza, mi punto de equilibrio, la voz que me ayuda a disminuir el ritmo cuando es preciso. “

san-valentin-otaduy

Poniéndonos las alianzas, un poco temblorosos, por la ilusión y emoción del momento, estábamos pletóricos.

Posteriormente, nos leímos una líneas que habíamos escrito unos días antes, llegando a sentir un cúmulo de sensaciones a la vez, sorprendidos y con timidez de decirnos algo íntimo delante de todos los invitados.

Era un reto para los dos, pero no podíamos quedarnos con la espinita clavada de no habernos dicho algo tan bonito y recordarlo algún día, de vez en cuando, con unas risas.

Y así fue, instantes que pasaron a una velocidad trepidante y ni nos dimos cuenta. Guardamos un buen recuerdo de ese gran día!

Fotos: Dani Nuda  | Vestido de novia: top Roosevelt y falda Euphoria

2. Carlota: la novia del bosque mágico

san-valentin-otaduy-boda-real

Qué pregunta tan bonita, tan especial…volver a vivir el momento del sí, quiero, viajar contigo en ésta vida…evolucionar como seres individuales y a la vez como pareja… para mí éste es el gran secreto de la vida..no dejar de crecer, juntos, y con el amor como motor de nuestras vidas!

Recuerdo el momento de entrar en la ceremonia, el bosque mágico que siempre había soñado.. la naturaleza abrazándonos, y las personas que más queríamos allí, con el corazón latiendo y llenos de amor.

Y él, Pol, la persona que había imaginado tantas veces, quién la vida me había puesto tantas veces en mí camino, y sin darnos cuenta nuestros encuentros a lo largo de nuestras vidas se preparaban para el encuentro final, dónde nos encontraríamos  de verdad, nos miraríamos, y nos reconoceríamos, y así sucedió.

“Por el brillo en los ojos, desde el comienzo de los tiempos, las personas reconocen a su verdadero amor” (Paulo Coelho)

san-valentin-otaduy-boda-real

..Nos miramos, y sentimos  que era nuestro momento, el momento de unirnos y emprender juntos el viaje de nuestras vidas!

san-valentin-otaduy-boda-real

Lo mismo que sentí el 22 de setiembre del 2018, el día de nuestra boda, lo miré y sentí que nada era nuevo, que lo que estaba pasando mi corazón ya lo sabía, y que por fin la vida había ganado!

Y nosotros, con ella!

” En este momento también sentí, la fuerza del universo, del amor, y sonreí pensando que ésta historia ya estaba escrita..y que nosotros sin darnos cuenta fuimos caminando, descubriéndonos, queriendonos, y siguiendo nuestro destino..Qué bonita la vida, qué bonito el amor, cuando es auténtico y de verdad!

Sí, desde siempre y para siempre! “

san-valentin-otaduy-boda-real

Fotos: Kike and Jud | Vestido de novia: pantalón Joplin, top LA y capa Virpi

3. Yai: la definición de autenticidad

san-valentin-otaduy-boda-real

Como algunas otras cosas de la boda, a esa parte de la ceremonia, al sí quiero en sí, no le di demasiada importancia.

Nos iba a casar la mejor amiga de mi madre, la invitada con más don de gentes, la persona perfecta para oficiar una ceremonia.

Recuerdo que en los días previos, intentamos hacer una guía, una pequeña lista para tenerlo todo mínimamente controlado y saber que no nos dejaríamos nada. Hay que puntualizar que yo hago listas, miles de ellas y luego no las miro.

29/9 18:00h pm  y Paqui, empezó a hablar sin yo recordar nada de lo que habíamos estado practicando, infló el discurso con cosas bonitas y alguna anécdota, lo hizo muy muy ameno…recuerdo escuchar algunas risas de fondo.

” Llegó el momento y creo que ni siquiera miré a Jordi a los ojos. Me salió “siquieroporsiemprejamás” con una rapidez y seguridad increíble, no preparado, espontáneo, y luego me vino pena;  mucha pena porque ya había pasado mi turno, que fugaces son estos instantes… “

Y es que en el amor, te puedes hacer muchas listas, recordatorio de aniversario, de san Valentín, comprar bombones, las palabras exactas con las que dirás si quiero el día de tu boda…

san-valentin-otaduy-boda-real

Pero lo que importa al final, es el caos de la espontaneidad, eso es divertido!

Y él, cada mañana abraza ese caos mío de ser divertida, de pedirle que se casara conmigo de repente, de no hacer demasiado caso a las listas… y es por eso que se merece que yo le diga si quiero, por siempre jamás (esta vez con más calma) cada día del resto de mi vida.

san-valentin-otaduy-boda-real

Fotos: 3 Deseos y Medio | Vestido de novia: falda Hari, top LA y biker Rihanna
Contáctanos para conocer el showroom de Barcelona, Madrid o Valencia

Posts relacionados